Fuentes, Aljibes y Molinos

El agua forma parte indisoluble del paisaje de esta comarca almeriense de Almanzora, una zona rodeada del paisaje agreste de las Sierras de los Filabres, las Estancias y Sierra de Lúcar. El río Almanzora es la principal arteria fluvial de estas tierras y su nacimiento en el paraje de Alcóntar es digno de contemplar, sobre todo por el contraste que produce ver cómo el agua atraviesa cerros áridos, sierras, zonas de huerta y de secano. En su camino a la Mina, en Albox, el río Laroya cae en forma de numerosas cascadas que crean un entorno que destaca por su colorido y alegría, ayudando mucho la presencia de las adelfas y los chopos.

Otro de los elementos típicos en los que el turista se puede hacer bonitas fotografías es en las numerosas fuentes que se encuentran dispersas por toda la comarca. En núcleos de población, destacan las de “El Cañico”, en Olula del Río, San Ginés, popular fuente construida en 1887 y actualmente restaurada que se encuentra en Purchena, la Fuente de “Los Caños”, en Suflí o la Fuente del Conde, en Bacares. Lejos de los centros de población se sitúan dos fuentes, la del Huevo, en Tíjola, y la Fuente Termal de Cela, perteneciente al municipio de Lúcar. Las aguas de esta última se mantienen a 26 grados durante todo el año y desembocan en una balsa alrededor de la cual se han desarrollado toda clase de servicios. Destaca también el nacimiento natural de aguas termales del Aljibe en Fuencaliente, Serón, donde el agua presenta una temperatura constante de 27 grados.

De la marcada herencia musulmana, los pueblos de la comarca mantienen como prueba los restos de varios aljibes que aún se conservan. Destacan el Aljibe de la Aljambra, situado en la barriada de Albox que le da nombre, que posee forma rectangular y bóveda, y el construido en la aldea de Almanzora, en Cantoria, que conserva en muy buen estado sus tres naves.

De los árabes y de pueblos que posteriormente se asentarían en la zona también se conservan los tradicionales molinos de agua, como el de Lúcar, el de Suflí, Taberno, que es hoy en día un Museo del Campo y, por último, el único que queda en funcionamiento, el construido en la calle Juan de Austria, en Serón.

 

0.D8A.gif

Compartir |
Tweet