Naturaleza y tradición

El enclave natural de la comarca del Almanzora, entre sierras de tanta belleza como la de los Filabres o la Sierra de las Estancias, da una idea del potencial medioambiental que posee de cara al turismo. Pueblos encaramados en laderas, al pie de barrancos, manantiales y cascadas, son una constante en estas localidades. Pero es que a la belleza del entorno, la comarca bañada por el río que le da nombre, suma un rico patrimonio cultural y arqueológico, fruto del paso de las civilizaciones que la han poblado, y unas tradiciones artesanales y costumbres festivas que, sin duda, por su peculiaridad, no dejarán indiferentes a los visitantes.

0.D70.gif

Compartir |
Tweet