Un paseo por la historia

Las canteras de mármol de la comarca, los cerros y las laderas agrestes han sido mudos escenarios de la vida que civilizaciones como la romana o la musulmana han desarrollado en estas tierras. Y es que del Almanzora son muchos los vestigios que nos hablan de los primeros pobladores que, allá por la Prehistoria, escogieron estas tierras. Especial interés presentan los restos neolíticos y argáricos, que nos hablan de unos prósperos núcleos de población que se aprovecharon de la fertilidad de sus suelos para desarrollar la agricultura y la ganadería.

Unos pueblos a los que más tarde se unirían otros como romanos y musulmanes, que supieron pronto explotar las canteras de mármol de la zona. La prosperidad económica de la comarca la hizo convertirse en un centro importante y estratégico. Muestra de ello es que el emperador Marco Aurelio autorizó a poblaciones como Somontín a que acuñaran monedas. Esta villa recibiría en 1594 la visita de Miguel de Cervantes como recaudador de impuestos de la Hacienda Real.

Los musulmanes llevarían a su esplendor a la comarca, que tomó parte activa en la rebelión morisca, hasta el punto que Don Juan de Austria estableció su campamento en ella. En el s. XIX la minería se convertiría en motor económico de la zona, que sufriría los avatares del bandolerismo.

 

0.D7C.gif

Compartir |
Tweet