Almería, el puerto de Al-Andalus

Lo primero que se percibe al entrar en Almería es su carácter mediterráneo. La que fuera el principal puerto de Al-Andalus se muestra hoy como la ciudad abierta y hospitalaria que fue, acostumbrada a recibir a personas de la más diversa procedencia. Desde el sabor musulmán del barrio de La Chanca hasta las amplias avenidas y paseos de la Almería más moderna, la ciudad se muestra como un verdadero compendio de estilos artísticos y ambientes llenos de contrastes, siempre bañada por un sol que aquí parece brillar con más fuerza. El Parque Nicolás Salmerón es la antesala de la antigua medina, puerta de acceso a la Alcazaba. En las estrechas calles se alzan iglesias y conventos que nos invitan a descubrir la riqueza del patrimonio religioso de la ciudad, con la Catedral como máximo exponente. Como un remanso de paz, perfecta para disfrutar de un descanso, aparece la Plaza Vieja. Fuera del casco histórico las calles se ensanchan y los edificios civiles reflejan el esplendor del siglo XIX. La Rambla, siempre concurrida, nos conduce hasta el Puerto y la playa de las Almadrabillas, presidida por el antiguo cargadero de mineral al que llaman Cable Inglés. Con la Estación de Ferrocarril y el Museo, ya en la Almería más actual, concluye el paseo por esta bella ciudad que hoy, como antaño, sigue mirando al mar. El casco histórico de la ciudad alberga numerosos bares y restaurantes en los que se ofrecen suculentas tapas y platos, conjugando así la visita monumental con el deleite gastronómico. Una ciudad no se conoce sólo por la vista, también se degusta con el paladar. El sol y la playa son otro incentivo para vivir Almería en cualquier estación del año, disfrutando de su excelente clima. Y las fiestas, cuando la ciudad se cubre con sus mejores galas, un aliciente más para acercarse a descubrir este rincón mediterráneo.

Puerta de entrada de culturas desde la antigüedad, el Puerto de Almería es visitado cada año por crueceros de la más diversa procedencia. Además de mantener líneas marítimas regulares entre Almería-Melilla y almería-nador, en el norte de África, es habitual contemplar en sus muelles grandes embarcaciones que se acercan a conocer esta bella ciudad mediterránea.

puertoDeAlAndalus.gif

Compartir |
Tweet