Levante

La más oriental de las comarcas almerienses se encuentra al filo del Mediterráneo, como una prolongación en tierras andaluzas del Levante español. Lindando al norte con Murcia, el Levante Almeriense se expande entre el litoral y el paisaje escarpado del interior de la provincia, albergando desde sierras como las de Bédar, Cabrera y Almagrera hasta fértiles valles donde crecen abundantes cultivos, a semejanza de la vecina huerta murciana. Una tierra donde el sol brilla luminoso durante todo el año, donde es posible disfrutar de la playa aún cuando el invierno cubre con su frío manto las costas europeas. Un paraíso regado por ríos que van a morir al mar, en un litoral bañado por una luz que parece inspirada en un lienzo de Sorolla. Codiciado por numerosos pueblos desde la Antigüedad, este rincón andaluz asomado al Mediterráneo sigue siendo hoy un enclave privilegiado. Por su paisaje, su clima, sus pueblos, sus playas y por la hospitalidad de sus gentes, acostumbradas a recibir y acoger a todo aquel que se acerca a descubrir esta comarca singular que es el Levante Almeriense.

Perfectamente comunicado por autovía, el Levante Almeriense es una de las zonas más fácilmente accesibles de la provincia de Almería. La Autovía del Mediterráneo recorre la comarca de norte a sur, uniendo la costa andaluza, la ciudad de Almería, destino de cruceros, y el Aeropuerto con el levante peninsular. Autovía que enlaza por el norte con la A-92, espina dorsal de las carreteras andaluzas, acercando el interior de Andalucía y el resto de España a la comarca.

Compartir |
Tweet