Arquitectura Civil

foto11.gif

Primero la nobleza y, a partir del siglo XIX, la pujante burguesía almeriense, enriquecieron el patrimonio con sus mansiones, palacios y casonas. En Vélez Rubio se conserva una gran cantidad de viviendas señoriales de influencia barroca y edificios de estilo historicista y modernista, al igual que en la vecina Vélez Blanco.

También la ciudad de Almería es rica en patrimonio civil, con ejemplos tan destacados como la Casa de los Puche, en la Plaza de Bendicho. De época posterior es el Ayuntamiento, integrado en la monumental Plaza Vieja, presidida por el Monumento a “Los Coloraos”, y edificios como la Casa de las Mariposas, el Casino Cultural o el Teatro Cervantes. En el resto de la provincia pueden contemplarse bellas muestras de edificios civiles como ayuntamientos, pósitos, plazas de toros...

La llegada de los nuevos pobladores tras la conquista cristiana conllevó el ingreso de Almería en las corrientes artísticas europeas. Los nuevos linajes nobiliarios se establecerán fuera del recinto de la medina, en especial en la Musalla, dotando a la ciudad de palacios y casas como la de los Puche, en la Plaza Bendicho, el Palacio de los Vizcondes de Almansa, la Casa de la Música (actual sede del Patronato de Turismo), el Palacio de los Marqueses de Cabra… Derribada la antigua muralla en 1855, la urbe comenzó su expansión hacia el levante. El auge económico y la pujante burguesía propiciaron la construcción de nuevas edificaciones civiles a finales del siglo XIX y comienzos del XX, entre las que destacan el Casino Cultural, con una decoración exquisita, el Círculo Mercantil, el Teatro Cervantes, la Casa de Don Francisco Jover y Tovar (actual Archivo Histórico Provincial), el Palacio Arzobispal o la Casa de las Mariposas, en la emblemática Puerta de Purchena. Paseos, plazas y edificios públicos embellecerán la Almería contemporánea.

Muestra de ello son la Plaza Vieja, con el Monumento a “Los Coloraos” y el Ayuntamiento, magnífico edificio que simboliza el podermunicipal, el Paseo de Almería, la Rambla o el Parque Nicolás Salmerón. Muy característica es la arquitectura en hierro, con construcciones como el Mercado Central, la Estación de Ferrocarril y el “Cable Inglés”, antiguo cargadero de mineral que desemboca en la playa de Las Almadrabillas. Con estas últimas aportaciones urbanísticas quedaba configurada la Almería actual, esta hermosa ciudad donde el pasado medieval se fusiona con la modernidad, creando un conjunto lleno de contrastes. Una ciudad para descubrir en sus calles y rincones, en los paseos y jardines, en las piedras milenarias de la Alcazaba, orgullo de Al-Andalus.

Compartir |
Tweet